La alimentación del niño de 1 a 3 años. Pautas a tener en cuenta

 In Blog

Desde Trazos, nuestra guardería en Albacete consideramos la alimentación del niño un aspecto fundamental dentro de la etapa escolar, puesto que los factores que influyen en su conducta alimentaria dependen tanto de la familia como del centro educativo donde el alumno pasa gran parte del día. Al igual que durante su estancia en una escuela infantil el niño o niña adquiere nuevos conocimientos, potencia sus habilidades y su desarrollo psicomotriz, también aprende a relacionarse con la comida, sus hábitos y costumbres. Por eso queremos contarte cuáles son las pautas a tener en cuenta en la alimentación de los niños de 1 a 3 años dentro de esta etapa infantil tan importante.

La alimentación de 1 a 3 años

Entendemos como fundamental el periodo infantil de una persona a la hora de adquirir hábitos saludables relacionados con la alimentación, a la vez que determinante en su crecimiento y desarrollo como individuo. Como escuela infantil con comedor escolar propio sabemos de la importancia de esta etapa que comienza a partir del primer año de vida, en el que los niños ya pueden comenzar a introducir una gran variedad de alimentos en su dieta. Eso sí, esta introducción debería ser progresiva y con cautela, de modo que el niño pueda ir apreciando los nuevos sabores, olores y texturas.

Por eso, la primera pauta es la de adquirir hábitos genéricos. Los niños tienen que aprender a utilizar los diferentes utensilios para ayudarse en las comidas (cuchara, tenedor y cuchillo). Además, hay que promover que mastiquen bien todos los alimentos para que la digestión sea más fácil y evitar que se atraganten.

En segundo lugar, esta etapa es la perfecta para que los niños adquieran pautas de alimentación saludables. Por eso, deberían obviarse chucherías y otros alimentos procesados y poco saludables. Si el niño no se habitúa a ellas, no las pedirá en un futuro.

Por último, destacar que se cree que deberían ser cinco las comidas que se distribuyan a lo largo del día. Entre ellas: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

¿Qué alimentos incluir en cada comida?

En primer lugar, hablaremos del desayuno. Se trata de una de las comidas del día más descuidadas según diferentes estudios nutricionales y sobre la que debería actuarse directamente. Generalmente suele omitirse o ser insuficiente o inadecuado. Es un momento del día perfecto para incluir lácteos y cereales, cuanto más naturales, mejor. Entre ellos, galletas integrales, copos de avena o cereales sin azúcar. El lácteo podría ser un vaso de leche entera o bien un yogur.

En cuanto al almuerzo y la merienda, debería optarse por una pieza de fruta que sacie (como el plátano o la manzana) o bien algún bocadillo con jamón y queso. No se recomienda incluir snacks fritos ni con exceso de azúcar.

La comida y la cena constituyen la parte fundamental de la dieta. En ambos casos, deberían dividirse en primer plato, segundo plato y postre. Se detallan a continuación:

– El primer plato se compone normalmente de carbohidratos complejos, como pueden ser las verduras, las patatas, las legumbres, el arroz o la pasta integral. La ración varía en el caso de las patatas y las legumbres. En niños hasta el segundo año de vida daremos solo una patata de tamaño pequeño y medio cazo de legumbres, mientras que de 2 a 3 años optarán por una patata normal y un cazo entero.

– El segundo plato aporta la proteína necesaria con carne, pescado o huevos. El pescado y los huevos se recomiendan como mínimo tres veces por semana. En cuanto a las raciones, deberían pesar de 20 a 30 gramos de carne y de 30 a 40 gramos de pescado cuando el niño pasa de los 2 años.

– El postre puede completar la segunda ración de lácteos que se necesitan al día o bien optar por una fruta. Los lácteos pueden ser queso, yogur o cuajada, mientras que la fruta se recomienda que esté cortada en trozos hasta que el niño sea capaz de acostumbrarse a su consumo.

Consideraciones a tener en cuenta

  • Se recomienda controlar la sal, y en su caso, utilizar sal yodada.
  • Usar aceite de oliva como grasa de preparación de alimentos.
  • Estimular el consumo de pan en distintas modalidades, incluyendo pan integral.
  • Priorizar el pescado en la medida de lo posible frente a la carne.
  • Alternar hervidos con guisos, fritos con plancha, cocidos, etc.

La alimentación en nuestro centro educación infantil en Albacete

En nuestro centro educación infantil en Albacete contamos con cocina propia, menús elaborados cumpliendo las recomendaciones dadas por gastroenterología pediátrica. Menús que están supervisados y firmados por un endocrino. Por supuesto, adaptados a cada edad y en su caso menús especiales para niños con intolerancias y alergias alimentarias.

Informamos a los padres de los menús diarios para que puedan reforzar otros alimentos con el resto de comidas que se hagan en el hogar. Te informaremos de todo para que la alimentación de tus hijos sea la idónea.

Recommended Posts
¿Tienes alguna duda?

Estamos para atenderte, la resolvemos sin compromiso!

No lo lee bien? Cambie el Texto aquí captcha txt
La importancia del cuento y la lectura en la educación infantil